Durante décadas, los lenguajes de programación han basado su funcionamiento en las matemáticas y la lógica. Tendemos a ver los ordenadores como unas máquinas inteligentes, pero en la práctica son las máquinas más tontas del mundo. Se limitan a ejecutar un programa, y ese programa no es más que una lista de órdenes (el código)…